¿Por qué no creer?¡Léelo en 2 min!

La pregunta puñetera

0

Teniendo cual tatuaje grabado a fuego la frase casi dogmática de Mehdi Nafti: “sabemos de dónde venimos”, la afición del Badajoz tiene claro que el contenido íntegro de la Fase de Ascenso se debe gestionar partiendo de las borbónicas bases del orgullo y la satisfacción. Una vez ya dentro del mismo, lo mínimo que se debe sentir es ilusión. No hay cabida para la decepción, ni siquiera después de haber perdido. Porque esto es un premio que hay que disfrutar y hasta las derrotas deben ser un suelo fértil para abonar nuevas sensaciones positivas. Véase el #Yosícreo.

Y es que, con este panorama, ¿por qué no? El Badajoz de 2019 ha sabido responder en momentos decisivos. Eso sí, más en casa que fuera. No hay que olvidar, no obstante, escenarios como la Condomina. Aquello fue prácticamente un partido de Playoff. Las circunstancias eran además bastante similares. Los blanquinegros llegaban con mucho más que ganar que perder. Y al final, el buen trabajo, la fe, y unas cucharaditas de fortuna le dieron un resultado que, de repetirse el próximo domingo, les permitiría obtener el pase de ronda.

Por supuesto, en el fútbol no hay dos partidos iguales. Que los guiones tengan unos renglones parecidos es, eso sí, más probable. Pero llegando con la convicción de que si se pasa es un éxito mayúsculo, y si eso no sucede el equipo será igualmente apoyado y aplaudido, crea una tesitura sólida de fe en un equipo que aunque tenga la ventaja en el marcador y en el factor campo, la tendrá en esa vertiente psicológica de un posible miedo a la pérdida.

A esto, sumar los argumentos deportivos. Hay calidad en la plantilla, hay trabajo táctico realizado, y sobre todo, hay un gigante en motivación. En otras cosas, los riojanos pueden tener ventaja. Pero a la hora de creer, estoy seguro de que al Badajoz le ganan muy pocos equipos. Por tanto, ¿por qué no creer?


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here