La importancia del inconformismo¡Léelo en 2 min!

Pequeño pero Gastón

0

El pasado domingo, el Santa Teresa logró un triunfo verdaderamente importante por 1-0 ante Osasuna en la ida de las semifinales de la fase de ascenso a Liga Iberdrola. Una victoria por la mínima que pudo ser mayor si las de Juan Carlos Antúnez hubieran aprovechado las ocasiones de las que dispusieron durante el resto del duelo. A pesar de ponerse con ventaja en la eliminatoria ante un conjunto que no había perdido en las últimas 14 jornadas de liga (que se dice pronto), las chicas pacenses no se fueron a casa del todo contentas. Ellas querían más. Ellas querían dejar la propia eliminatoria sentenciada de cara a la vuelta.

Aunque todos los representantes del club que están haciendo declaraciones estos días hablan con cierta prudencia del 1-0 cosechado, lo cierto es que el propio técnico rojiblanco ya decía en la previa que lo prioritario era no encajar. Y no solo lo lograron, sino que además llevan de renta un tanto a favor. Si comenzamos ya a analizar el duelo de este próximo domingo a las 12:00 en el estadio del Sadar, rápidamente se nos viene a la cabeza que lo normal es que el Santa Teresa se vea agobiado por la presión de las alrededor de 10.000 almas que tendrá en contra en un campo de Primera División, pero eso no tiene por qué ser así.

Las pacenses están acostumbradas a convivir con la presión en esta campaña. De hecho, se vieron obligadas a ganar todos los encuentros de la segunda vuelta para que el Granada no les quitara el primer puesto que daba opción a pelear por estar la próxima temporada en Liga Iberdrola. Al Osasuna le viene mejor jugar en un campo más grande como el Sadar que en El Vivero, por ejemplo, pero a las de Antúnez les pasa lo mismo. La velocidad de las de arriba luce más en campos como este. Lo que está claro es que los dos conjuntos se han ganado el derecho a resolver la eliminatoria en un campo de Primera.

 


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here