El Badajoz de Nafti es un calco del Mérida de Nafti¡Léelo en 2 min!

Pequeño pero Gastón

0

El Badajoz de Nafti mejora los resultados del Badajoz de Salinas, pero el juego y las sensaciones (aunque también han ido mejorando) siguen siendo las principales asignaturas pendientes.

Lo mejor que ofrece el conjunto blanquinegro desde la llegada del técnico franco-tunecino al banquillo es la intensidad y las ganas de ir a por el duelo, salvo en Jumilla y Málaga, donde no salieron enchufados al inicio. Esta es una característica que seguro que envidian muchos otros conjuntos, pero para sacar los partidos adelante debe ir acompañada de claridad en los planteamientos, y que esta se plasme sobre el verde.

La ‘intensidad y poco más’ era la seña de identidad del Mérida de Nafti la pasada campaña, tanto en la primera etapa como en la segunda. Quizás ese ‘ni fu, ni fa’ en cuanto al juego fuera una de las cuestiones que hicieran a la directiva optar por cesarle, pero esa misma característica seguro que también fue fundamental a la hora de volver a contratarle para que intentara salvar al equipo. El carácter siempre debe estar presente en el fútbol, y no todo el mundo sabe transmitírselo a sus futbolistas.

La buena noticia para el entrenador actual del Badajoz es que la afición del Nuevo Vivero sabe reconocer el esfuerzo de sus representantes sobre el césped, dando igual muchas veces que las cosas salgan o no como se habían propuesto.

El problema de que el esfuerzo no vaya acompañado por el juego está en que esas ganas de llevarse los tres puntos hay que demostrarlas en cantidades bastante más por encima de lo normal. Es decir, si jugando bien te hacen falta tres oportunidades claras de gol para que los aficionados se den por satisfechos, poniendo solo intensidad igual son necesarias siete u ocho. Que el equipo lleve dos puntos de los últimos nueve no ayuda a que el Badajoz se conforme solo con la testiculina.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here