La importancia de la insistencia¡Léelo en 2 min!

Pequeño pero Gastón

0

En las últimas semanas estamos asistiendo a ejemplos muy claros de la importancia que tiene en el mundo del fútbol que un equipo no pare de insistir y no baje los brazos hasta el pitido final. Varios de estos ejemplos son la victoria del Badajoz en campo del UCAM, la del propio UCAM este pasado domingo en la Nueva Condomina y el triunfo del Badajoz, nuevamente, en casa frente al Jumilla.

La primera de estas situaciones se resolvió gracias a saber hacer bueno el sufrimiento. Después de luchar todo el encuentro, con remontada incluida, los blanquinegros llegaron a la última jugada del duelo en la Vieja Condomina ganando 1-2 a un rival directo como el UCAM. En ese instante, el colegiado decretó penalti de César Morgado sobre el delantero del cuadro murciano. Las protestas que le siguieron propiciaron la expulsión de Candelas, que acompañó a la segunda cartulina amarilla que vio el propio Morgado por el penalti. Con todo este nerviosismo, Kike Royo se plantó bajo palos con la idea de parar el lanzamiento… y lo paró para poner al Badajoz a dos puntos de la fase de ascenso.

El segundo de los ejemplos estuvo dominado por la paciencia. Después de una segunda vuelta en la que habían dilapidado casi toda la renta para mantenerse entre los cuatro primeros, los chicos del UCAM no dejaron de creer en sus posibilidades… y tuvo su premio. Manu Onwu marcó en el 90′ el tanto que devolvió a su equipo a la dinámica ganadora en un campo histórico y de rivalidad para ellos, como es la Nueva Condomina.

La última situación explicativa deja en buen lugar la persistencia del Badajoz. Ocurrió este pasado domingo ante el Jumilla en el Nuevo Vivero. A pesar de que su rival murciano demostró desde los primeros minutos querer agarrar el empate como fuera, los pacenses no quisieron tirar la toalla, y Guzmán consiguió sacar un penalti gracias a su corazón. Éder (que es el lanzador habitual) se lo cedió y él mismo lo transformó para llevar la locura a los casi 10.000 espectadores que se dieron cita en el estadio pacense. Son simplemente tres muestras de que la insistencia se paga con puntos. Como bien dice el refrán: “el que resiste, gana”.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here