Cholismo a lo pacense

1

¡VAYA CRUZ!

Pese a que no soy del Atlético de Madrid, he de reconocer que me apasiona su idea de fútbol. ‘Coraje y corazón’, ‘partido a partido’, ‘no dejes de creer’ frases contundentes y motivadoras que han hecho famoso al Cholismo y a la filosofía colchonera. Vaya hito aquella temporada del año 2014, en la que el Atleti, con su forma única de ver el fútbol, cambió el curso de una liga que llevaba 10 años de inmovilismo absoluto entre Madrid y Barça. Tal vez no fuesen los que mejor jugaban, incluso hay quien diría que el juego bronco que practicaban los pupas no fuese el más acertado, pero dejaban la vida en cada bola y peleaban como auténticos jabatos. Es lo que caracteriza este movimiento futbolístico: El esfuerzo, la lucha y fe ciega de 11 jugadores.

A nuestro Club Deportivo le quedan aún muy lejos los méritos del Atléti y el Cholo Simeone, pero es increíble como cree esta plantilla. Las sufridas igualadas ante Villanovense, San Fernando o Granada B y victorias de sangre, sudor y lágrimas, como la realizada ante el Marbella , son una clara prueba de ello. Marrero ha sabido inculcar a su plantel el espíritu de lucha, el dejarse el alma en el césped. Puede que no cosechemos los mejores resultados, que nos cueste hacer gol, pero al hablar con el aficionado de a pie, todos dicen lo mismo: Este equipo le echa cojones. Pero esto no es algo nuevo. ¿Quién nos iba a decir en mayo que un equipo que había quedado segundo y que no había sido capaz hacerle frente al líder iba a ascender a 2ªB? Una vez más: El esfuerzo, la lucha y fe.

Nuestro particular “Cholismo a lo pacense” es solo comprensible para aquel que va a ver al Badajoz y, aunque vaya perdiendo, piense que da igual, que va a llegar el empate; porque cuando todo se pone cuesta arriba, esa mentalidad guerrera hace hervir la sangre de nuestros chicos, que no bajan los brazos y ponen su corazón en cada pase, en cada toque.

Es cierto que quedan flecos por pulir, pero es innegable que se está trabajando de forma muy positiva, más aun cuando tienes a un killer hispalense que te hace creer en lo imposible. Ese es otro de los grandes culpables. Ya hablé de los tres mosqueteros blanquinegros, tal vez los que más encabezan la garra blanquinegra, pero hoy quiero rendir mis palabras ante Juanma. El delantero sevillano ha demostrado que, pese a su estatura, en los momentos decisivos se hace enorme, tan grande como el gigante al que defiende. Simplemente sublime.

Creer en este equipo no solo es obligado, está generalizado entre la afición; los jugadores lo saben y creen en ellos mismos tanto o más que la hinchada. Esta plantilla nos está haciendo disfrutar de lo lindo con su entrega en una temporada complicada. Esperemos sigan pelando como hasta ahora, porque de seguir así y mejorar algunos fallos, esta escuadra puede hacer cosas muy interesantes.

“Si se cree y se trabaja, se puede”

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.