Partidazo, tablas, y todo por decidir (23-23)

0
BD

Paideuterion y UBP igualaron fuerzas en un vibrante duelo que pudo ganar cualquiera de los dos

“Ha sido un partido precioso para los aficionados, pero desastroso para los entrenadores”. Con la frase que Rafa Margareto dejó tras el encuentro, quedó resumido lo que fue el choque entre Padu y UBP. Mucha intensidad, grandes dosis de emoción, pero exceso de imprecisiones y fallos. El empate final vino después de que cada parte tuviera un dueño distinto. Al final, el cañonazo de Javi Del Pozo sobre la bocina evitó la ventaja local.

Gran primera parte verde

La semifinal por el título no defraudó. El primer capítulo de la eliminatoria fue un canto a la fe, a la capacidad de no rendirse nunca, y a las ganas de ganar un partido.  La primera media hora acabó con victoria momentánea de los verdes (12-14), en el que las zagas y los porteros se mostraron superiores a los anotadores. Los de Rafa Margareto tuvieron el control durante un gran inicio, y un buen final, donde llegó a ponerse con tres tantos de ventaja. Sólo un tramo de este primer acto estuvo comandado por la velocidad y por las vertiginosas transiciones de los de Manuel Vela, que llegaron durante ciertos compases a ir por delante en el luminoso. Al final, ligera renta verde al descanso, después de una primera parte liderada por Héctor Miranda por los visitantes, y con la velocidad que le daban Bachiller y Burgos a las ofensivas locales.

A remolque

En la segunda parte, los cacereños mostraron sus puntos fuertes, y se mantuvieron más enteros que unos unionistas que por momentos sufrieron defensivamente. El choque se volvió anárquico, y se convirtió en un tiroteo cruzado del que los de rojo eran más efectivos que los de verde, que se mantenían vivos gracias a la garra de Javi Del Pozo, y a una estelar actuación de Manu Fernández de Cara. Mientras, hombres como Meléndez y Alfredo asumían protagonismo en el Padu, haciendo tomar a los suyos ventaja a escasos momentos para el final. Los anfitriones ya celebraba cada ocasión que se iba al garete de una UBP frustrada por la falta de puntería, y frenada también por los reflejos de David Muriel. Cuando ya estaban a punto de ganar el partido, una acción para el recuerdo del propio Javi Del Pozo, puso las tablas cuando la bocina final estaba a punto de sonar.

Al final, empate a 23 goles en un encuentro donde pudieron ganar ambos, y que no mereció perder ninguno. El próximo sábado a las 19:30 (si nada cambia),con el Antonio Domínguez como testigo (si tampoco vuelven a alterar el escenario), presenciará el capítulo final de una película que puede tomar tintes épicos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.