Carreño resucita al Badajoz (2-2)

1
Kike Carreño pelea buscando el gol. POL GARCÍA

El Badajoz muestra el juego que se le espera, a pesar de una mala primera media hora en la que el Mérida se puso 0-2

Primeros 30 minutos como en la ida y los 60 siguientes, totalmente distintos. Así puede resumirse en pocas palabras el clásico del Nuevo Vivero, donde sí que se pudo ver un buen espectáculo. Al principio, el Badajoz parecía mostrar los mismos vicios que en el duelo del Estadio Romano hace dos semanas. Mucha fragilidad defensiva y romos con el balón. El Mérida aprovechaba los espacios que los blanquinegros le concedían para adelantarse por partida doble, pero los locales recompusieron su moral de una manera casi milagrosa.

Se hablaba durante los días anteriores al duelo, que serviría para otorgar al conjunto que saliera reforzado el golpe anímico necesario de cara al campeonato liguero, y eso parece haber sido lo que han ganado los chicos de Óscar De Paula, a pesar de cosechar un empate en casa y sumar un encuentro consecutivo más sin vencer.

En los minutos iniciales, parecía que el partido iba a ser un calco del disputado en la tarde-noche de Reyes. Un Badajoz flojo frente a un Mérida con las ideas más claras. Tan solo corrían dos minutos de juego cuando el extremo onubense Aitor García aprovechaba un ‘socavón’ en el lado izquierdo de la defensa pacense para quedarse solo ante Jareño, al que lograba batir. La afición (mucha menos de la esperada) local se echaba las manos a la cabeza.

Los pacenses resurgieron cuando menos se esperaba

Los pacenses querían ir a por el empate tocando tranquilamente el balón, pero al final les caía el segundo. Fue en una jugada similar a la del primer gol. Aitor lo empujó al fondo de la portería tras un primer intento que se estrelló en el palo. Sin ocasiones de claro peligro de por medio, llegaba la reacción del Badajoz. Edu Torres propiciaba que los visitantes perdieran el cuero cerca de su propia área. Carreño engatillaba desde la frontal para dejarla en la escuadra. A partir de ahí, los blanquinegros cambiaban de manera radical. Antes de que llegara el descanso, el extremo local Adri tuvo una oportunidad para hacer el empate. Obligó al guardameta Sebas Gil a emplearse a fondo para quedarse con la pelota.

En la reanudación, cada equipo realizó una sustitución para corregir los errores de la primera mitad. El Badajoz la hacía en defensa (Javichu por Parada) y el Mérida en ataque (Joaqui por Pedro Conde). Llegando a la hora de encuentro, los de Óscar De Paula la tuvieron desde el banderín de córner. Rober Gándara remataba con la zurda, pero se marchaba alto. Tan solo unos minutos más tarde, el centrocampista Álex González se colaba en el área desde el flanco derecho. Su pase rasito paralelo a la línea de gol lo empujaba Carreño para establecer el empate. En la grada se pensaba incluso que los blanquinegros podían ganar el duelo.

Faltando un cuarto de hora lo tuvo Abraham Pozo en sus botas. Fue en una falta desde la derecha muy escorada, en la que sorprendía a todos disparando directamente a puerta. Sebas Gil tuvo que meter la mano para enviar el balón a córner. En los últimos minutos, Álex González también estrellaba el cuero en el poste.

Al final un empate que se antoja corto para el Badajoz, aunque el Mérida sí que se pudo merecer marcar los dos tantos, y además pasan la eliminatoria tras el 6-0 de la ida. Deportivo Pacense y UCAM Murcia, respectivamente, esperan ya el domingo.

1 COMENTARIO

  1. ¡Ya está! El Badajoz arregló sus problemas. Veremos el domingo contra el Deportivo. A ver si no hace viento. Los medios no dejáis de poner paños calientes.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.