LA OTRA CRÓNICA DEL SEVILLA-SANTA TERESA

Crónica de cómo la prensa fue expulsada del campo, la fotógrafa de BADAJOZ DEPORTES acabó subida en un andamio y los narradores tras una verja para poder hacer su trabajo

Quizá haya alguien que no lo entienda, a quien una idea tan descabellada ni siquiera se le pueda pasar por la cabeza, pero la ecuación es más bien sencilla: a los que trabajamos en BADAJOZ DEPORTES nos gusta nuestro trabajo. Por eso somos capaces de levantarnos un domingo a las siete de la mañana para coger el coche, hacer 200 kilómetros, contar en directo un partido de fútbol femenino, hacer otros 200 km de vuelta y no ver un euro. Es simple. Amamos lo que hacemos a pesar de las circunstancias.

Por eso, nos resulta impactante, alarmante y denunciable que se nos pongan trabas para realizar nuestro trabajo, el que libremente hemos elegido hacer, el que nos permite llevar hasta Badajoz a través de la radio y de la web la información de los equipos pacenses en todas sus disciplinas. Cuando tres compañeros viajamos hasta Sevilla para poder retransmitir el Sevilla Femenino – Santa Teresa de Primera División, lo último que esperamos es que nos echen del campo y acabemos unos subidos a un andamio para hacer fotografías y otros casi teniendo que sacar los prismáticos y esquivando una verja para poder determinar quién lleva la pelota.

Problemas con las acreditaciones

El primer episodio del esperpento comenzó antes siquiera de que empezara el encuentro. Ciudad Deportiva José Ramón Cisneros Palacios, perteneciente al Sevilla FC. La estatua de Antonio Puerta recibe al visitante en un precioso homenaje a un mito del sevillismo. Unos metros más adelante, al visitante lo reciben los guardias de seguridad, que le indican que, para ver el partido de fútbol femenino, debe entrar por una puerta que sólo se abrirá 20 minutos antes del inicio del encuentro. Adiós a toda posibilidad de llegar con tiempo.

El público asistente se coloca en la zona habilitada para ver el partido, una carretera junto a un foso con el sol de cara, en lo que sería la preferencia del campo de césped artificial. Cuando la prensa quiere acceder, la seguridad deniega la entrada a BADAJOZ DEPORTES. «Negativo», se escucha por el walkie. La seguridad nos remite a las acreditaciones, que, al parecer, no han llegado correctamente a pesar de que los correos solicitándolas llevan enviados más de dos días.

Uno de nosotros tiene que volver a la garita de seguridad a la carrera y mostrar el correo enviado. «Si hay una persona que no ha mandado su correo, la cadena se rompe», nos dicen como toda explicación. Finalmente, nos permiten pasar a hacer nuestro trabajo.

Nos colocan junto a los banquillos, detrás de las vallas publicitarias, donde también está el personal de apoyo de los dos equipos, las jugadoras no convocadas y el entrenador local, sancionado.

Bronca en la banda

El partido comienza con un gol de Mireya, del Santa Teresa, que casi no nos da tiempo a narrar por haber entrado al campo con tan poca antelación. Poco después, empata el Sevilla. Apenas se llevan disputados once minutos y el ambiente en la banda se empieza a enrarecer. El delegado de campo del Sevilla recrimina a las pacenses que no hayan lanzado un balón fuera con unos modales poco acertados. Una vez y otra, señalaban al banquillo visitante. Las protestas de Antúnez, entrenador del Santa Teresa, hacia línea y el colegiado sirvieron para poco más que estar a punto de ganarse una amonestación.

Expulsados del campo

En una mañana que había sido lo suficientemente accidentada, lo mejor estaba por llegar. Al descanso del partido, el colegiado Juan Andrés Verdugo Dorado, de forma unilateral, decide expulsar del campo a todas las personas que no fueran jugadores, incluida a la prensa. La seguridad privada del Sevilla nos insta a que nos marchemos y nos hacen salir del recinto. Todos acabamos fuera.

Sorprendidos por la medida, nos colocamos en el primer sitio que vemos para poder seguir narrando, para poder seguir, simplemente, haciendo nuestro trabajo. Primero pedimos subirnos a un andamio en el que se ha colocado el entrenador del Sevilla, que estaba expulsado y desde donde da indicaciones a sus jugadoras, quien nos deniega el acceso por motivos de seguridad. Así, nos colocamos detrás de una verja situada un metro por detrás de la que era antes nuestra posición y continuamos contando el partido en directo. Nuestra compañera fotógrafa lo tiene mucho más complicado para hacer su trabajo, con la verja en medio. A ella sí se le deja subir al andamio.

El partido, mientras tanto, sigue su curso. Primero se adelanta el Sevilla, pero luego Estefa y Mireya, en el descuento, ponen el 2-3 final. El banquillo del Santa Teresa salta de alegría y, de nuevo, vuelve la trifulca. Los hispalenses increpan a los pacenses, especialmente a su entrenador y, justo en la valla donde estábamos retransmitiendo, está a punto de producirse una pelea.

El árbitro señala el final del partido y el Santa Teresa se lleva los tres puntos. Las chicas lo celebran y, con el pitido final, se levanta la prohibición y nos dejan acceder al campo de nuevo para poder hacer entrevistas a las protagonistas.

Disculpas

Una vez que se han duchado las jugadoras, los árbitros salen de los vestuarios y les preguntamos el motivo por el que nos han expulsado del campo. «He tomado una decisión drástica y he expulsado a todo el mundo para que no hubiera incidentes, también a la prensa. Es cierto que puedo haberme equivocado y os pido disulpas», nos manifestó Verdugo Dorado tras el encuentro.

También se disculpó el delegado de campo del Sevilla, no sin antes pedir una rectificación por haber dicho durante la retransmisión que la decisión de expulsarnos al campo había sido del equipo local y no del árbitro. La rectificación ya estaba hecha. La sorpresa se completa al ver que tanto el perfil de nuestro medio en Twitter como el de los colaboradores que allí estábamos había sido bloqueado por parte de la cuenta @SevillaFemenino. Hoy, BADAJOZ DEPORTES ha recibido otra petición de disculpas por parte de uno de los colaboradores del Sevilla Femenino.

BADAJOZ DEPORTES ha puesto los hechos ocurridos en conocimiento del Sevilla, de la Federación Andaluza de Fútbol y de la Asociación de la Prensa de Badajoz. Nuestro interés no es otro que denunciar lo ocurrido y evitar que se vuelva a repetir. Quienes amamos el periodismo y el deporte no podemos tolerar que nos coarten nuestra libertad de información y perviertan el deporte. No podemos aceptar ni aceptamos que nos quieran poner vendas en los ojos y nos amordacen. Nuestro único interés es tan simple como honesto: llevar a Badajoz la información de los equipos de la ciudad.

4 COMENTARIOS

  1. Enhorabuena a los redactores de BD y qué pena ser ninguneados por los que aparentemente, son de «superior categoría». Han quedado retratados.

    Tres puntos al zurrón.

  2. Lástima que a veces haya personas que no dejen hacer nuestro trabajo como debe ser, esto que hacemos les beneficia más a ellos que a nosotros y encima se comportan de esa manera. Yo les doy mucho ánimo a los compañeros de este medio porque cada día se matan por hacer este trabajo, y como bien ha dicho el autor de este artículo, sin apenas cobrar y con toda la pasión e ilusión del mundo. Es de verguenza, pero bueno lo mejor es seguir como lo estáis haciendo que sois geniales. Aúpa BD!!

  3. No habéis puesto que uno del Santa Teresa increpó a un fotógrafo que solo intentaba hacer su trabajo y le dijo que le iba a partir la cámara en la cabeza. Eso no lo ponéis ¿verdad? Ocurrió justo a vuestro lado…

  4. Este fin de semana el Liberbank Santa Teresa Badajoz disputa otro exigente test de pretemporada visitando al Sevilla FC, equipo que de nuevo esta temporada competir en la m xima categor a del f tbol espa ol: la Primera Iberdrola. Se trata de la quinta cita de preparaci n en esta pretemporada para las de Juan Carlos Ant nez, que visitan al conjunto hispalense en la Ciudad Deportiva Jos Ram n Cisneros Palacios el s bado a partir de las 19:00 en un encuentro que finalmente ser a puerta abierta.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.