DOS AÑOS DESDE QUE COMENZÓ A RODAR LA ILUSIÓN

Se cumple el segundo aniversario desde que el CD Badajoz jugara el primer partido de su historia tras su refundación ante el San Francisco de Olivenza.

Corría la última semana del mes de agosto de 2012. Con tan solo unas semanas de vida, y con una plantilla aún por confeccionar, el entonces denominado CD Badajoz 1905 veía la luz del sol y olía por primera vez el olor del verde césped un 26 de agosto ante el San Francisco de Olivenza. El dato curioso de aquella calurosa tarde fue que el CD Badajoz no debutó con una elástica blanquinegra, sino que lo hizo con una camiseta azul, ya que aún no contaban con las equipaciones con las que disputarían la primera temporada de su historia en primera regional. El equipo titular de aquella primer acercamiento de fútbol estuvo formado por Imola, Parra, Sáez, Caballero, Chico, Cabanillas, Dávalos, Letu, Mariano, Abraham, Copito. De aquel once, solo queda Copito, Dávalos e Ímola, aunque el meta argentino no llegó a comenzar la temporada con el Badajoz de aquel entonces. También jugaron Alves, Isi, Javi, Morales, Rubi, Camilo, Lolo y Juanjo. En cuanto a lo que fue el partido, acabó con un empate a cero, después que en la primera parte se vio a un Badajoz más entero y con más profundidad que en la segunda mitad.

Copito ya lució como capitán en el debut.

El equipo de Víctor López se volcó sobre todo en la estrategia a la hora de los córners y en los balones parados, pero sin un acertado remate final. Copito tuvo dos oportunidades de abrir el marcador en dichos córners, pero sus remates salieron desviados. Mientras que Abraham se encargó de liderar el equipo en ataque con un disparo desde fuera del área que obligó al portero rival a estirarse y otro balón que robó la cartera al defensor pero llegó al área demasiado escorado y paró el arquero su chut. En la segunda parte ambos equipos realizaron multitud de cambios, probando a jugadores y diferentes sistemas tácticos. El partido seguía igualado y sin un claro dominador. Ambos equipos atacaban con sus armas comentadas anteriormente. Por último, el Badajoz se quedó los últimos 5 minutos con un jugador menos al lesionarse el central Caballero tras sentir un pinchazo en su pierna y no tener más recambios disponibles.

En aquella temporada, el CD Badajoz acabó invicto la temporada, la cual empezó en la Albuera (0-3), y terminó con el ascenso ante el Fornacense (con un global de 7-0) ya conocido por todos. Una bonita mirada al pasado que no debe quedar en el olvido. Aquella tarde un sentimiento al que mataron y quisieron enterrar eternamente volvió a la vida. Y con ella la ilusión al fútbol de toda una ciudad.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.