Cinta salva al Badajoz de un bochorno mayor

Un tanto del emeritense en el descuento igualó el encuentro ante el Montijo y dejó en el Nuevo Vivero un insuficiente punto

Badajoz Deportes/Víctor Pagador

La travesía por el desierto del Badajoz continúa. El conjunto pacense volvió a dejarse puntos en casa, esta vez ante un Montijo que llegaba al Nuevo Vivero en el penúltimo lugar de la clasificación, tras disputar una mala primera parte y de igualar el tanto visitante en el minuto 96.

El equipo de Emilio Tienza logró adelantarse pasada la hora de juego tras penalizar un error defensivo de los blanquinegros que acabó con el tanto de Javi Bernal. Con más empuje que fútbol, Carlos Cinta conseguía poner las tablas en el luminoso con un cabezazo bombeado en los minutos de descuento.

La principal novedad del once de Iñaki Alonso estuvo en el costado izquierdo. El técnico vasco decidió situar a Chacartegui por delante de Carlos Cordero, cumpliendo el gaditano el rol de extremo zurdo.

También el centro del campo requirió de una reestructuración. Ante la sensible baja de Toni Jou, Petcoff y Núñez formaron el doble pivote y Sandro Toscano ocupó la media punta. El extremo diestro fue para Adri Carrasco y la punta de ataque para Aketxe.

El inicio del choque dejó clara cual iba a ser la tónica del mismo. Un Montijo ordenado y con las líneas juntas esperaba al Badajoz en su campo. Los blanquinegros por su parte, trataban de usar su centro del campo para dominar el encuentro a través de la posesión.

Se iba a encontrar muchas dificultades el equipo de Iñaki Alonso a la hora de tratar de controlar el partido. La poca finura en el pase y las innumerables pérdidas dificultaban la circulación de balón del Badajoz.

Con los extremos a pie natural, el cuadro pacense trataba de encontrar situaciones de centro lateral buscando en el área a Aketxte y a los jugadores de segunda línea que atacaran la zona, pero la zaga de cinco hombres del Montijo evitaba que el Badajoz pudiera explotar esa vía.

La primera mitad transcurría y ninguno de los dos conjuntos conseguía encontrar la meta del rival. El Badajoz lograba tener la posesión pero no terminaba de encontrar los espacios para poder atacar con mayor mordiente al Montijo.

Por su parte, los hombres de Emilo Tienza esperaban agazapados el error visitante para poder salir al contragolpe. Lo logró en varias ocasiones el conjunto rojillo, pero la falta de finura en los últimos metros evitó acciones de mayor peligro.

Sin prácticamente ocasiones peligrosas concluyó la primera mitad. Un tibio Badajoz no consiguió inquietar al Montijo, que ejecutando a la perfección su plan de partido disminuyó al mínimo las armas blanquinegras.

El segundo tiempo comenzó más activo. El golpe en el rostro que recibió Moi García durante la primera mitad provocó el cambio en el descanso y Alonso reestructuró su equipo con Chacartegui de vuelta al lateral, Cordero en el eje de la zaga y Castri en el costado zurdo.

Petcoff iba a ser el primero en tratar de romper la igualada en el marcador. El argentino conectó un disparo desde la media luna del área que se marchó desviado pero que llevó más peligro a la portería rival que cualquier acercamiento de los pacenses durante la primera parte.

La réplica del Montijo iba a ser más contundente. Campeaba el minuto 62 en el marcador cuando los montijanos se lanzaban al contragolpe tras una serie de errores en la circulación de pelota del Badajoz. El cuero le acababa llegando a Javi Bernal, que recibía solo en el área y conectaba un potente chut ante el que nada podía hacer Narváez.

El silencio se apoderó de las gradas del Nuevo Vivero. La afición miraba incrédula al verde sin saber muy bien qué es lo que estaba pasando. Pronto, el silencio se acabó transformando en pitos contra el juego del equipo.

Con Cinta y Manchón ya sobre el verde, Alonso decidió echar el resto e introdujo a Saïdou y a Müller en el césped. Sin opciones para mucho más, el Badajoz se fue a por el partido.

De nuevo desde fuera del área, Núñez dispuso de un golpeo que se marchó fuera por poco y que pudo suponer el empate. En vistas de lo costoso que era para los blanquinegros trenzar jugadas en la frontal del área rival, el disparo lejano se convirtió en un recurso.

Los minutos pasaban, la parroquia se impacientaba aún más y el Badajoz no conseguía trasmitir sensación de peligro. La sobrepoblación de atacantes dejó una estructura endeble en defensa que dejaba al equipo muy expuesto cuando el Montijo robaba. Solo la fatiga física de los de Emilio Tienza evitó acciones que pudieran sentenciar el choque.

Cuando todo parecía indicar que el Montijo iba a llevarse un suculento botín del Nuevo Vivero apareció Carlos Cinta. El delantero emeritense emergió en el centro del área rojilla para rematar de cabeza un centro de Chacartegui que entraba bombeado en la meta visitante.

El Badajoz se volcó en los poco minutos de descuento que restaban tras el tanto buscando la épica, pero el reloj no dio para más y ambos conjuntos terminaron firmando las tablas.

El equipo de Iñaki Alonso sumó un punto tras un mal partido en el que solo generó sensación de peligro en los últimos instantes, cuando no quedaba más opción que atacar para tratar de sumar.

El planteamiento del Montijo dejó al descubierto a un conjunto blanquinegro que continúa inmerso en una mala racha de resultados que hacen que se mantenga en la decimotercera plaza de la clasificación, aquella que obliga a jugar por mantener la categoría, tras quince jornadas disputadas.

La próxima semana el Badajoz volverá a jugar en el Nuevo Vivero, esta vez ante el Sanse. El conjunto blanquinegro afrontará el duelo con la exigencia de sumar una victoria si quiere marcharse al parón navideño con mejores sensaciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.