Alexandra Kathryn, de la Gran Manzana a Badajoz

La joven norteamericana de 24 años aterrizó en España en 2019, trabajando actualmente en el Colegio Maristas de Badajoz y jugando como alero en el Baloncesto Badajoz

0

Aunque Alexandra Kathryn Recupero es natural de Nueva York y ha desarrollado sus estudios de Relaciones Internacionales y Comunicaciones, lo cierto es que los últimos  acontecimientos la han ido acercando cada vez más a la ‘doble B’ (Baloncesto y Badajoz) donde vive, trabaja, entrena, compite y asegura ser feliz.

En el año 2019 aterrizó en España para desarrollar su trabajo como auxiliar de conversación de Inglés. Seguramente, cuando llegó a la Universidad Internacional de Cataluña en Barcelona, ni siquiera sabía que existía Badajoz. Pero el destino le llevó a aceptar unas prácticas en el Colegio Maristas en la capital pacense y eso parece haber sido una gran decisión para ella.

“Badajoz me fascina”

Lexi, como así le llaman de forma más amistosa, asegura que para ella el colegio sus compañeras eran como “una pieza del puzzle de mi vida de lo que me faltaba”. Aunque llega de conocer ciudades tan hospitalarias como Valencia, Barcelona o su natal Nueva York, la gran acogida que ha tenido en Badajoz le ha sorprendido en mayúsculas: “Badajoz es una ciudad que me fascina, la verdad”.

Kathryn no oculta su satisfacción por el aprendizaje que cada día le depara esta ciudad:  “Todos los días descubro algo nuevo de su historia, la cultura extremeña, su gente, y su belleza. Al principio pensé que era una ciudad pequeña. Casi un pueblo en comparación con Nueva York. Pero he venido y he descubierto que Badajoz es mucho más que eso”.

Y es que hay cosas de la ciudad que no pasan desapercibidas para nadie. Mucho menos para quien llega desde tan lejos “Badajoz es una ciudad donde el parque del río Guadiana te invita a su belleza, me siento bienvenida al escuchar alguien diciendo “acho” y no puedo estar en casa por la tarde-noche sin salir al balcón a ver la puesta del sol”. 

Pese a las limitaciones sociales por la pandemia, el contacto social ha sido otra de los aspectos que han llamado la atención de la jugadora americana “he encontrado un grupo de amigos inmejorables. Me están mostrando lo que realmente significa ser extremeño.”

“Es mucho más que estar orgulloso de su tierra”

Aunque ha estado en algunas las capitales más grandes e importantes del mundo, tiene claro que ‘Badajoz is different‘ y que el resto de Extremadura no se queda atrás. “Es mucho más que estar orgulloso de su tierra. Es pasar los findes en el campo que tus padres heredaron de tus abuelos y tus abuelos de tus bisabuelos, y tus bisabuelos de tus tatarabuelos.

Las grandes citas culturales y religiosas así como el plano gastronómico, tampoco han pasado desapercibidos para Lexi: “Extremadura es apreciar las simplicidades de la comida y valorar cada sabor. Es el aceite de oliva y el jamón. Es el Carnaval en Badajoz y la Semana Santa en Cáceres. Es ser buena gente. Siento que en Badajoz conoces una persona un día, y a partir de ese momento, nunca olvides a esa persona”.

Además, la cercanía de las personas casi desconocidas hace meses, es algo de lo que la tiene anonadada “La señora que en la panadería recuerda nuestras conversaciones y me pregunta muchas cosas cuando me ve; el señor que trabaja en El Corte Inglés ha recordado que le he dicho la semana pasada que era mi cumple esta semana y me ha felicitado”.

Por supuesto, el colegio es un sitio muy especial para ella desde su llegada: “Cada unos de mis alumnos me han cantado ‘Happy Birthday’ en inglés y algunos me han escrito cartas de felicidades. Esas cosas no pasan en Nueva York. Son cosas que nunca voy a olvidar”.

La ‘doble B’, una comunión perfecta

Lexi, aparte de trabajar como auxiliar de conversación de inglés, desempeña en Badajoz uno de sus hobbies favoritos: El baloncesto. Ha conseguido hacerse un hueco en el renovado Club Deportivo Maristas de Badajoz como entrenadora. Todo esto le ha permitido construir la comunión perfecta entre la ‘doble B’: baloncesto + Badajoz.

Sobre el propio club, no ha tardado en deshacerse en elogios “Tienen un club muy organizado y respetable con entrenadores que siempre ponen a los niños primero. Creo que a cada uno de mis compañeros les importan el aprendizaje de los fundamentos de baloncesto y mejoramiento de técnica entre los niños y también el crecimiento de las próximas generaciones”.

Los tiene al lado a diario, pero aún así no oculta su admiración por sus compañeros: “Cada día en el pabellón estoy escuchando a mis compañeros dando charlas educativas, llenas de inspiración y motivación. Además, los coordinadores de baloncesto, Martin Ávalos y Manuel Jesús Hernández, están completamente comprometidos en el proyecto”. 

Alexandra en un entrenamiento con sus chicas. | CEDIDA

“Martín Ávalos me animó a venir al Baloncesto Badajoz”

Además, de entrenar a los equipos infantil y cadete femenino, donde asegura tener la suerte de haber dado con niñas que tienen ganas de aprender y mejorar, Lexi jugar a baloncesto en el Baloncesto Badajoz de Primera Nacional dirigido por Dolores Suárez. “No estaba segura si quería volver a un equipo después de estar 5 años sin jugar a baloncesto, pero Martín Ávalos me animó y me puso en contacto con Fernando Méndez, responsable del club”.

Su regreso a las canchas, aunque ilusionante, no estuvo exenta de nervios “Recuerdo estar poniéndome las zapatillas en el banquillo antes del entrenamiento, mientras la chica que estaba mi lado me veía nerviosa por estar allí y por no haber jugado en tanto tiempo.  María Cruz, capitana del equipo, me habló y me calmó los nervios. Desde el principio me he sentido bienvenida”.

Respecto a la entrenadora Dolores Suárez, Lexi sólo tiene buenas palabras. “No hay palabras suficientes para explicar lo agradecida que estoy por tenerla como mi entrenadora. Aparte de ser buena entrenadora, y además, ser el estilo de preparadora que más me gusta y agradezco (parecida a mi entrenadora preferida de los EEUU), ella siempre es paciente conmigo y siempre me ayuda dentro y fuera de la pista”.

Sobre la propia entrenadora aseguró que “En la pista me ayuda a entender las cosas (a veces puede ser difícil por el idioma). Ella incluso estudia el vocabulario de baloncesto en inglés para ayudarme y para explicarme mejor las cosas”.

Respecto al idioma admite que sus compañeras también le han ayudado “Siempre me preguntan si tengo una manera para llegar a los entrenamientos y partidos, si he entendido los mensajes en el grupo o si me he enterado de ejercicios o jugadas nuevas en los entrenamientos”.

Alexandra observa las indicaciones de Dolores en un partido. | CEDIDA

“Creo que las niñas necesitan mujeres como ejemplo”

Alexandra ha aprovechado la entrevista para hacer un llamamiento al apoyo del deporte femenino. “Me ha sorprendido ver que en Badajoz no hay mucho soporte del deporte de baloncesto, y además de baloncesto femenino. Aparte de mí, Dolores es la única entrenadora femenina que he conocido en más de un año viviendo aquí… y eso es una pena”.

Además de incidir en la situación actual del deporte femenino, también se ha acordado de las más pequeñas “Yo creo que las niñas necesitan mujeres para ver como ejemplos, y cuando nunca ven a ninguna mujer en una situación de poder (como entrenadora) se empiezan perder confianza y dudan si ellas tienen la habilidad hacer la cosa (como entrenar baloncesto)”.

Deseo de continuar en Badajoz

A la hora de responder sobre una posible salida de Badajoz, Kathryn sonríe. Ella asegura estar tan a gusto en Badajoz que ahora no piensa en eso. “De momento no tengo ninguna fecha de salida (ríe). He dado mi solicitud de renovación a la Junta para seguir aquí en Badajoz el año que viene. Ojalá que la junta la acepte”.

“Mis compañeras del piso y yo ya estamos hablando del piso para el año que viene”, declara una Lexi que tiene la mirada puesta en EEUU y en sus familiares por la situación del COVID. “Mi madre y mis abuelas están en grupos de riesgo, así que me preocupo mucho por ellas. Unas de mis abuelas ya tuvo el COVID y gracias a dios, ahora ella está bien y está vacunada”.

Respecto a su madre, profesora de profesión, no oculta su preocupación: “E s difícil en estos tiempos. Hasta hora ella estaba trabajando online, pero en su estado (Carolina del Norte) y ciudad (Charlotte) ellos ha decido que este lunes van abrir los colegios a los alumnos y han dado el trabajo de hacer las temperaturas de todos los alumnos en las mañanas a mi madre (sabiendo perfectamente que ella está en un grupo de riesgo)”.

Concluye la entrevista poniendo en contexto la situación de la pandemia en su país “Como cada cosa en los EEUU con el virus, es una irresponsabilidad. Los bares están abiertos, se puede viajar dentro y fuera del país, el uso de mascarilla no es obligatorio… irresponsabilidad”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.