El Mideba llegaba a Burgos para visitar al equipo incógnita de la competición: un conjunto que solo había podido disputar un partido debido a la covid-19. La incógnita casi lleva a los extremeños a perder su primer partido, pues los locales estuvieron por delante durante prácticamente todo el encuentro. Finalmente, los pacenses tuvieron que tirar de orgullo para llevarse el partido y sumar su quinta victoria consecutiva (67-72).

Desde el primer cuarto se vio que el Mideba iba a sufrir mucho más de lo habitual. Los extremeños sacrificaron su buena defensa habitual para intentar realizar una presión de la que supo salir bien el conjunto burgalés. A través de balones largos y unas rápidas transiciones, el Burgos bloqueó a los de Jorge Borba durante el inicio del encuentro. A todo esto se le sumaba un excelso Filipski, que con 11 puntos en el primer cuarto, fue clave para que su equipo se fuese por delante después de los primeros diez minutos (19-17).

Comenzó el segundo cuarto y el Mideba seguía sin encontrarse. A los extremeños no les salía nada y se alejaban cada vez más de esa impecable versión que les mantenía líderes e invictos en liga. El resultado de todo esto fue llegar a estar hasta 10 puntos por debajo y con una racha de más de 5 minutos sin anotar para el conjunto pacense. El Mideba tenía que reaccionar y para ello salió su estrella, Matt Scott. Sus canastas y algún que otro triple durante los últimos minutos del cuarto consiguió reducir esa distancia y mantener vivo el partido (33-31).

Durante el tercer cuarto, el Mideba por fin se encontró, y esta vez no dejó que el Burgos se escapase en el marcador. A esto se le sumaba el espectacular duelo individual que estaban mostrando Filipski y Scott. El americano del cuadro pacense anotó un espectacular triple desde el centro de la pista para colocar al conjunto extremeño por delante en el marcador, algo que no ocurría desde el primer cuarto. A pesar de la reacción midebista, el Burgos no decayó y mandó completamente igualado el partido al último cuarto (51-51).

En el último cuarto, apareció otro de los pilares del equipo, Salvador Sandoval. El mexicano cuajó una gran actuación gracias a una espectacular defensa. Los locales pusieron punto final a sus aspiraciones de ganar con la expulsión de Filipski. A partir de ahí, el equipo burgalés no pudo engancharse de nuevo al partido y el Mideba consiguió aguantar la mínima ventaja que tenían para sumar la quinta victoria consecutiva (67-72)

“El equipo ha hecho un gran esfuerzo, hemos trabajado muy bien, pero tenemos que apretar un poco más en defensa”, declaró el entrenador del Mideba, Jorge Borba, que también tuvo tiempo de elogiar al Servigest Burgos, expresando que “tienen un gran equipo con grandes tiradores”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.