La fe no entiende de loterías (1-1) [5-6]

Victoria por penaltis del CD Badajoz ante el Bilbao Athletic en un agónico encuentro marcada por una cuestionada actuación arbitral

0
El Badajoz celebra el tanto del empate ante el Bilbao Ahtletic | RFEF

Munitis regresó al sistema con tres centrales y dos carrileros largos. Destacó la presencia en el banquillo desde el inicio de hombres de importante aportación ofensiva como Gorka Santamaría o Chris Ramos.

Los primeros minutos reflejaron un intercambio de golpes entre ambos conjuntos. Los leones sirvieron desde la banda izquierda para que Kike Royo atrapara sin demasiadas complicaciones. Acto seguido fue Zárraga el que hizo lo propio con un disparo lejano.

Tras dos avisos, llegó el mazazo pasado el cuarto de hora. Jugada ensayada y balón al punto de penalti para que Luengo se anticipara a la zaga pacense y pusiera el primero en el luminoso.

Los blanquinegros -hoy de verde- trataron de sacudirse el dominio vasco con algunas acometidas que pusieran en aprietos al Bilbao Athletic. Ese aviso se tradujo en gol casi a renglón seguido. Buen centro desde la izquierda que aprovechó Pablo Vázquez desde el corazón del área reconvertido en delantero para establecer el empate antes de que se cumpliera la media hora.

Una vez restablecida la igualada, el Badajoz se estiró, aunque los rojiblancos seguían llevando el peligro al área rival. Desde el balón parado Morcillo sacó astillas al larguero con un envío que se envenenó.

Al intervalo se llegó con la igualdad en el marcador después de que el central Pablo Vázquez lograra equilibrar la balanza tras encajar el gol en contra.

Complicada segunda mitad

Ya en la segunda mitad, los de Munitis crecieron posicionalmente en unos primeros minutos en los que intercalaban minutos de dominio con otros en los que esperaba agazapado y salía con peligro. Aunque hubo ocasiones en este tramo de encuentro, no se llegó a traducir en goles.

En torno a la hora de partido, el Bilbao Athletic encontró un hueco que casi se convierte en el segundo para los bilbaínos. Fue entonces cuando emergió la figura de Kike Royo para detener un chut de Artola y salvar al Badajoz manteniendo las tablas momentáneas en el marcador.

El Badajoz se quedó con diez en el minuto 64. Iván Casado, que ya había visto la amarilla en el primer tiempo, recibió la segunda cartulina tras una falta que el colegiado interpretó como una nueva amonestación que dejó al central fuera del partido.

El técnico cántabro decidió mover banquillo, ingresando en el terreno de juego a Sergi Maestre, David Concha, Gorka y Chris Ramos sacando del campo a Corredera, Guzmán, Aquino y Adilson, buscando un poco de aire fresco en los hombres de ataque.

Los pacenses siguieron luchando pese a la inferioridad numérica y seguía gozando de llegadas sobre la meta vasca. La mejor la tuvo Gorka Santamaría con un una doble ocasión muy clara que desbarató primero el meta y luego el ariete no acierta a ponerla dentro del marco.

Tras una controvertida decisión del colegio De Ena Wolf de pitar cesión de Kike Royo tras un pase de Sergi Maestre, el Athletic gozó de una gran ocasión con un fuerte zurdazo de Morcillo que impactó con violencia en el larguero de la portería del Badajoz. Los noventa minutos concluyeron con un empate a uno que emplazó a ambos conjuntos a resolver la eliminatoria en la prórroga.

Gran trabajo en la prórroga

En el primer tiempo de la prórroga, el Badajoz aguantó en su campo las numerosas acometidas del equipo de Joseba Etxeberría buscando cazar alguna contra que le permitiera adelantarse en el marcador.

De nuevo fue Gorka el que encañonó la meta rival con un derechazo que tapó bien Ezkieta. Los ‘katxorros’, por su parte también dispondrían de una buena ocasión, pero no verían la puerta de Kike Royo.

Ya en la segunda mitad, los pacenses trataron de estirarse, con alguna que otra llegada de peligro y alternándola con un gran sufrimiento en las llegadas del Bilbao Athletic. Ante la imposibilidad de deshacer el empate, el encuentro se fue a penaltis.

En la lotería desde los once metros, Kike Royo se erigió como héroe al detener hasta tres lanzamientos (aunque uno de ellos no fue considerado legal y tuvo que repetirse el tiro desde los once metros), Chris Ramos falló y Sergi Maestre anotó el decisivo. También marcaron Kike Pina, Gorka, César Morgado y David Concha.

El Badajoz logra el pase a la siguiente fase y ya espera rival. Es la primera vez que los blanquinegros superan esta fase con este formato.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.