Siempre nos quedará Sandoval

0

Pequeño pero Gastón

El Mideba Extremadura volvió a perder en casa este pasado sábado. Esta vez el verdugo fue otro clásico del baloncesto en silla de ruedas, el Fundación Grupo Norte de Valladolid. El apretado resultado acabó en 67-74, decidiéndose en los segundos finales. Los pacenses nadaron para morir en la orilla. Nuevamente el Mideba no fue capaz de sacar un partido ante un rival directo delante de su afición. Ni a jugadores ni a cuerpo técnico se le puede reprochar absolutamente nada, pero está claro que el aprovechar los encuentros con la afición a favor es fundamental para estar arriba una temporada más.

No se nos puede olvidar que el Mideba es, junto con el Santa Teresa, el máximo representante del deporte pacense a nivel nacional. Solo estos dos equipos juegan en la división superior de sus respectivos deportes. Muchas ciudades y muchos equipos lo intentan sin conseguirlo. El Mideba en cambio se mantiene ahí año tras año. Es cierto que el baloncesto en silla de ruedas en Badajoz ha vivido épocas mejores. No hace tantos años los anfitriones del Nuria Cabanillas luchaban y conseguían títulos, lo que les sirvió para convertirse en un referente de esta modalidad en toda España, e incluso en toda Europa.

El jugador que está demostrando un mejor nivel en esta temporada es Salvador Sandoval. Es un hombre que va de menos a más en la temporada y se atreve con todo. Anota prácticamente todo lo que lanza, incluído una gran cantidad de triples en momentos decisivos de los encuentros. Además de todo esto, el verdadero corazón de este equipo es su afición. Pase lo que pase, cada sábado se reúnen en el pabellón centenares de aficionados que crean una atmósfera comparable con muy pocos ambientes en la ciudad. Quizás los partidos del Cerro de Reyes en La Granadilla y poco más.

Lo que no luce, pero que mantiene al Mideba con tan buena cara, es el trabajo incansable y día tras día de los voluntarios. Gracias a estas labores desinteresadas que mueven todo lo que rodea al equipo durante la semana y antes, durante y después de los partidos, la llama de la ilusión sigue viva en la plantilla, directiva, cuerpo técnico y afición midebista. Nunca se nos puede olvidar que este es el mejor ejemplo de lucha y actitud que se pueden ver en las canchas de la ciudad. Una vez más, los mejores valores se transmiten desde el deporte.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.