“Estoy fastidiado porque no me dejasen terminar el proyecto tan ilusionante que habíamos empezado”

1
Óscar De Paula antes de comenzar el duelo frente al Mérida. POL GARCÍA

El ex entrenador del CD Badajoz, Óscar De Paula, afirmó en una entrevista para VAVEL, que a pesar de todo, entrenar a los blanquinegros fue “una experiencia enriquecedora”

El hombre que encabezara el nuevo proyecto del Badajoz en la presente temporada, y que en el pasado mes de enero fuera destituido de su cargo tras un empate ante el Deportivo Pacense -precedido de un largo período de partidos sin ganar-, ha roto su silencio. Lo ha hecho en VAVEL, donde tras repasar de manera dilatada sus vivencias como jugador, recordando, entre otras cosas, su temporada dorada en la Real Sociedad que terminó con una histórica participación en Champions para los de San Sebastián, fue también preguntado sobre sus primeras experiencias en los banquillos.  “Nunca pensé que iba a encontrar algo que me gustase tanto como jugar al fútbol y he descubierto una pasión que se asemeja o supera que es entrenar” subraya De Paula para responder a la cuestión sobre sus primeros pinitos como entrenador, al frente de la selección extremeña sub-12.

Volvería a repetir

Más tarde, Ignacio Vázquez de Balmaseda iría directo a la cuestión: “¿Qué tal la experiencia en el Badajoz?“. La respuesta  del que fuera inquilino del banquillo pacense entre junio de 2015 y enero de 2016 fue tan sincera como clara: “Súper enriquecedora. Volvería a repetir con los ojos cerrados”. Pese a que la despedida no fue todo la buena que le hubiera gustado a De Paula, él sí saca conclusiones positivas.

Pero tan sólo varios caracteres después, ya vinieron palabras menos amables del preparador: “No nos han dejado terminar el proyecto después de estar jugando en dos competiciones con muy pocos recursos disponibles”. No se olvida además, de lo que logró en los primeros meses al frente del banquillo del Nuevo Vivero: “Hemos jugado dos competiciones a muy buen nivel, hemos jugado muy bien al fútbol“. “De 33 partidos hemos perdido 2 y hemos empatado 4 o 5 y por eso han decido cambiar de rumbo”. Recuerda el técnico con un cierto aire de desacuerdo respecto a la decisión tomada.

Si ya se notaba cierto desencuentro en su visión sobre su despido mientras pasó revista a los números que logró junto a Juan García, la cita demoledora llegó después: “Estoy fastidiado porque no me dejasen terminar el proyecto tan ilusionante que habíamos empezado”. Esta exposición es la primera vez que se le puede leer a De Paula, ya que en su despedida del Badajoz, no ofreció rueda de prensa posterior a su cese, ni tampoco ningún comunicado para culminar su corta etapa en el banquillo blanquinegro. “Ahora estoy a expensas de que pueda surgir algo”, concluye.

Óscar De Paula será recordado en el Badajoz por una trayectoria peculiar: tras un comienzo fulgurante, donde sólo el todopoderoso Extremadura logró robarle puntos, y un título ganado de manera brillante -la Copa Federación-, de repente, y sin una clara lógica, todo comenzó a torcerse. Una derrota en “casa” ante el Arroyo en el destierro a Olivenza, y un empate ante el colista en Santa Amalia fue el preludio de una nube de escepticismo que comenzó a invadir el proyecto. Después, las victorias en San Vicente de Alcántara, y en casa ante la revelación calamonteña, proseguida por una exhibición en Granada, parecieron calmar los ánimos. Nada más lejos de la realidad, pues precisamente ese triunfo en tierras nazaríes sería el último del propio entrenador al frente del CD Badajoz. Una derrota en Almendralejo ante el San José sería el inicio de una mala dinámica que vino proseguida por el empate en casa ante el Díter con el que finalizaría el año. Tras las uvas, la cosa fue aún a peor, ya que tras un empate in extremis en Pueblonuevo, llegó el desastre en copa: el eterno rival, el Mérida, le endosó un humillante e inolvidable 6-0 que arderá por siempre en la rivalidad entre pacenses y emeritenses. Una nueva igualada en Coria, y tres más seguidas, frente a Olivenza, Mérida (vuelta de la Copa), y Deportivo Pacense, hizo que saltara por los aires lo que en un principio se tildó de apuesta arriesgada, y más tarde de gran acierto.

Ahora, De Paula y el Badajoz caminan por senderos distintos. El tiempo dará la razón a esta decisión, y mostrará en futuro si el oliventino puede llegar a un gran banquillo, o si por el contrario no podrá gozar de esa oportunidad.

1 COMENTARIO

  1. Yo le recomendaría a De Paula mucha paciencia. Las ilusiones llegarán. pero todavía le queda un largo camino, hasta adquirir la experiencia necesaria. Fue demasiado arriesgado poner un proyecto ilusionante, para una afición, en manos de un gran luchador pero falto de experiencia. Con el transcurso del tiempo llegará a ser un gran entrenador, pero no se puede comenzar de capitán general ¡Mucha suerte Oscar!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.