Del sueño a la pesadilla (1-1)

0
POL GARCÍA

Un gol del Oiartzun en el 94 baja al Santa Teresa de la nube de la Copa

Dentro de la grandeza del fútbol entra el ser un deporte ajeno a cualquier tipo de lógica. El sentido común lleva a pensar que el equipo que domina un partido es el que terminará llevándose los tres puntos. En cambio, el centenario saber futbolero asegura que el conjunto que perdona las oportunidades más claras acabará siendo castigado. Así ocurrió en El Vivero.

Dicta también la lógica que una situación puede repetirse por mera casualidad. El azar podría actuar incluso una tercera vez, pero a la cuarta, es seguro que hay algún factor que condiciona los dados. Ya no son ni una ni dos ni tres las veces que el Santa Teresa ha perdido puntos en los estertores de un partido. Ya no es cuestión de suerte. Tampoco de mala suerte.

Un Oiartzun ‘clementista’ acabó rascando un empate en el descuento en tierras de un Santa Teresa ‘cholista’. El partido no fue, ni mucho menos, una oda al fútbol preciosista y de toque. El balón se pasó más tiempo en el aire o esperando a ser puesto en juego que encima del césped artificial.

Apelando casi como única arma al pelotazo y tentetieso, los dos equipos comenzaron el partido con un periodo de tanteo que se rompería en el minuto 16. Una espectacular María Neira, la mejor de las locales, emprendió una carrera por banda que terminó en un centro mal despejado por la defensa. Vania cazó el rechace en el segundo palo para batir a Aini y poner el 1-0 en el marcador.

Tras el gol, Santa Teresa y Oiartzun firmaron una especie de pacto de no agresión que duró hasta los cinco últimos minutos de la primera mitad. Estefa tuvo dos ocasiones claras antes del descanso, pero ayer no era el día de una desacertada capitana rojiblanca. Primero se llenó de balón en un intento de vaselina en el que pudo haber controlado para superar a la guardameta visitante, y después disparó demasiado cruzado a la media vuelta.

Falta de acierto en ataque

La tónica de un Santa Teresa fallón en los últimos metros se mantuvo tras la reanudación. Estefa volvió a intentar una vaselina en el minuto 50 con el mismo éxito que en la primera parte. Unos diez  minutos después, Marisa remató un saque de esquina por encima del larguero.

Sin embargo, la dinámica del partido comenzó a cambiar cerca del minuto 70. El Oairtzun se fue estirando y el Santa Teresa fue poco a poco cediendo el dominio del centro del campo, especialmente tras la salida del terreno de juego de Marta RubioCarola. En el minuto 71, Itsaso envió a la derecha del marco de Mimi un disparo desde fuera del área. Fue el primer aviso del cuadro guipuzcoano.

Jon Alkorta, el entrenador visitante, acabo jugándosela con una defensa de tres formada por Esti, Ane y Napo. La arriesgada apuesta permitió que el Santa Teresa tuviera más peligro a la contra. Sin embargo, en la ocasión más peligrosa, la vaselina de Mireya fue sacada bajo palos tras superar a la guardameta.

Con la entrada de Esty, el Oiartzun ganó más presencia en ataque. En el descuento, el campo se fue inclinando cada vez más hacia los intereses vasco, hasta que el 93 Carol protagonizó una sensacional internada por la banda, apuró línea de fondo y centró al segundo palo. Allí apareció Esty, pero su remate fue desviado a córner. El saque de esquina encontró rematadora en Napo, en el segundo palo, que de cabeza puso el balón en la red para transformar el sueño pacense de llegar a la Copa de la Reina en una pesadilla que se repite de manera recurrente: la de los puntos que se escapan en el último momento.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.