Un huracán tinerfeño arrasa al Santa Teresa

0
FB SANTA TERESA CD

El Granadilla Tenerife remonta el tanto inicial de Chica y acaba venciendo por 1-4

Más que un simple vendaval, lo que pasó en la mañana del domingo por El Vivero fue un auténtico huracán. El Granadilla Tenerife arrasó al Santa Teresa en su visita a tierras pacenses y remontó un partido que comenzó perdiendo gracias a un tanto de Chica. Merced a la victoria, las insulares siguen en la parte alta de la clasificación, mientas que las pacenses continúan mirando de reojo los puestos de descenso. Las derrotas de Collerense y Oviedo y el empate cosechado por el Rayo Vallecano mantienen de momento a las de Juan Carlos Antúnez fuera de los puestos de descenso.

Tendrá que mejorar mucho el equipo pacense si no quiere pasar apuros para mantenerse en Primera. La que fuera la temporada pasada la línea más sólida del equipo este año no carbura. La defensa del Santa Teresa fue un flan durante los 90 minutos. Las bajas de Joana Arranz, sancionada, y Carmen Menayo, que se quedó en el banquillo por precaución, obligaron a Antúnez a formar una zaga de circunstancias con Marisa, Marta Parralejo, Fátima Pinto y María Neira. Las jugadoras acusaron la falta de minutos juntas y la ausencia de Joana, erigida este año como comandante en jefe del cuadro rojiblanco.

Pese a que el equipo no daba síntomas de solidez en defensa, dispuso de buenas ocasiones durante la primera media hora del encuentro. Estefa, Vania, Mireya creaban espacios, y así llegó una jugada que acabó en un remate de Vania que se estrelló contra el cuerpo de Noelia, la portera tinerfeña internacional con España.

El primer gol del partido llegaría en el minuto 23. Una jugada por banda izquierda acaba con un pase a Mireya, que es derribada dentro del área. El colegiado señala los once metros y Estefa se encarga de lanzar el penalti. Su disparo, asombrosamente tímido y centrado, no supone ningún problema para Noelia. Sin embargo, tras varios rechaces la pelota acaba en los pies de Chica, que hace el primero. Todo el conjunto tinerfeño protestó las dos acciones, el penalti y el gol posterior, en el que entendieron que hubo falta al pelear el rechace. No fueron las únicas acciones del colegiado discutidas por el conjunto chicharrero, que protestó insistentemente las decisiones de un colegiado que tuvo una actuación manifiestamente mejorable.

Sin embargo, tras el tanto se apagó el Santa Teresa. El Grandilla Tenerife se hizo dueño y señor de la posesión del balón y, por tanto, del partido. La movilidad de Paula, Carla y, especialmente, María José, desquiciaron a la defensa pacense. En el minuto 40, una triangulación por la banda derecha del ataque insular acaba en un pase filtrado para Paloma, que sola ante Mimi, puso el empate en el marcador merced a un disparo con su pierna derecha. Con el luminoso igualado se llegó al descanso.

Segunda mitad para olvidar

Tras la reanudación, el encuentro siguió los derroteros que había tomado en los minutos finales de la primera mitad. El Granadilla Tenerife controló la posesión y ajustició al Santa Teresa gracias a su enorme potencial ofensivo. María José creció con el paso de los minutos y en el 59 propició el tanto de la remontada. Un remate de la ariete insular, prima del jugador del Newcastle Ayoze Pérez, fue desviado por Mimi y encontró las botas de Carla, que empujó la bola a la red para poner el 1-2.

A partir de ahí, el Santa Teresa se vino definitivamente abajo. Antúnez mandó a su equipo arriba casi de una forma desesperada, pero las pacenses sólo acumularon efectivos en ataque, sin una propuesta de fútbol que pudiera intimidar al Granadilla Tenerife, que mató el partido en dos minutos. En un robo de balón en campo propio, María José condujo durante varios metros, superó la medular, abrió a la banda derecha, María Estella centró, Mimi y Marisa no se entendieron y de nuevo María José, que había iniciado la jugada, marcó a placer el tercer gol.

El cuarto tanto, que cerraba la goleada, lo marcó Ana dos minutos después, en el 82 de partido. De nuevo tras una pérdida en ataque del Santa Teresa el balón llegó a las botas de Ana en tres cuartos de campo, que ve adelantada a Mimi y coloca el balón en la red mediante una sutil vaselina.

Con estos dos tantos se terminó el partido. El Granadilla Tenerife continúa sumando puntos y encarando la parte alta de la tabla, lo que confirma como el equipo revelación. Por su parte, el Santa Teresa deberá masticar rápido la derrota para afrontar luego una serie de partidos complicados: la visita al Levante, recibir al Atheltic en casa y después viajar a Barcelona para enfrentarse al vigente campeón de liga.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.