En el “miniderby” hubo de todo (2-4)

0
Saludos de los equipos antes de empezar el encuentro. SAMUEL DURÁN

El Badajoz Promesas remontó al Gévora un 2-0 adverso  en un trepidante encuentro en el que hubo emoción, polémica, un penalti, pero sobre todo, muchos goles

El Gévora no supo aprovechar una oportunidad de lujo para ponerse muy cerca de la cabeza del grupo II de la Regional Preferente en un choque bastante entretenido frente al filial del CD Badajoz. Pese a que los visitantes salieron con un planteamiento que les ofreció numerosas llegadas al comienzo del encuentro, serían los locales quién en menos de veinte minutos pondrían tierra de por medio.

Antes del primer cuarto de hora, los verdinegros lanzaron una genial contra liderada por Pablo Sánchez, que acabó en un infantil penalti de Mañas que Juanma ejecutaría desde los once metros. Los de Juan Carlos Román golpeaban primero en su primera llegada seria.

El segundo llegaría en una acometida al contragolpe, en el que Ramón percutió por banda izquierda, para servir un centro medido al corazón del área que sería mal despejado por el defensa blanquinegro Pedro para aumentar la renta verdinegra tan sólo cuatro minutos después del primer gol. El resultado no se movería hasta el descanso.

El Promesas reaccionó en el mejor momento del Gévora

Justo cuando el  cuadro local había logrado sedar el partido, y parecía que iba a poner la sentencia en el marcador, a los once minutos de la reanudación llegaría la reacción del Promesas. Todo comenzó con un gran remate fuerte y colocado de Cristo Guerra que sería imposible de atrapar para un Pablo Pintado que había cuajado una notable actuación hasta ese momento.

Tan sólo seis minutos después, en plena vorágine ofensiva de los de Javi Ramos, el propio Guerra pondría el empate tras aprovechar un balón que Pintado, tras una gran intervención, dejó muerto dentro del área para establecer la igualada. Los visitantes habían dado la vuelta al encuentro en casi el mismo tiempo que el Gévora había logrado su buena ventaja.

En el tercer gol llegó la polémica. Balón al hueco para Isaac, quién superó al capitán verdinegro con una buena vaselina, y entre las protestas por un presunto fuera de juego por el bando gevoreño, y las celebraciones de los cachorros blanquinegros, provocó una trifulca en la banda rápidamente disuelta.

La lluvia fue otro ingrediente más de un encuentro épico. Comenzó siendo fina, y se fue volviendo más copiosa con el paso de los minutos. Cuando el chispeo se tornaba en diluvio llegó la sentencia del Promesas: Ángel, recién ingresado en el campo unos segundos antes, anotó el 2-4 definitivo tras remachar desde la altura del punto de penalti una buena acción iniciada por Javi Mañas en la banda.

Los tres puntos se marcharon hasta Badajoz, y eso hace que el filial blanquinegro duerma cuarto clasificado, empatado a puntos con el propio Gévora, que ahora es sexto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.