El Badajoz se estanca en Almendralejo

Los hombres de David Tenorio no lograron pasar del empate a cero ante el Extremadura y acabaron cayendo en la tanda de penaltis

CD Extremadura

El Badajoz no termina de despegar el vuelo. La solvencia goleadora mostrada ante el Pueblonuevo se ha ido diluyendo y, a pesar de no mostrar una mala imagen en los choques ante Montijo y Unionistas, el equipo está yendo de más a menos en esta pretemporada, mostrando una falta de gol preocupante.

En esta ocasión, el cuadro pacense visitó el Francisco de la Hera este sábado para medirse al Extremadura en el Trofeo de la Cordialidad. El 0-0 inicial no se movió en ningún instante y el conjunto rojinegro se acabó llevando el partido en la tanda de penaltis.

Con este resultado, el Badajoz solo ha logrado anotar tres tantos en los cuatro partidos de pretemporada disputados hasta la fecha, todos correspondientes al choque ante el Pueblonuevo disputado el pasado 29 de julio.

Aunque la plantilla sigue estando incompleta a la espera de que lleguen más fichajes, Tenorio sigue mostrando cual será la idea de juego del equipo a lo largo de la temporada. Con Olmedo en puerta en esta ocasión, la línea defensiva estuvo compuesta por Fidel, que parece estar ganándole la partida a Gurdiel, Moisés García, Cordero y Chacartegui.

En el centro del campo es donde menos dudas parece tener el técnico granadino. Jou como ancla, escoltado por Toscano y Manchón parece ser la combinación que más confianza le aporta al entrenador del Badajoz. Por último, la parte ofensiva correspondió a Carrasco (otro fijo en los onces de Tenorio), Aníbal y Tamudo.

El Badajoz volvió a mostrarse mandón sobre el verde. Se volvieron a ver pinceladas de una salida de balón desde atrás que deja entrever la intención de ser un equipo dominante con el esférico.

El Extremadura, que sabía como iba a desempeñarse su rival, adelantó el bloque y presionó desde muy arriba, hecho que provocó que el Badajoz se sintiera incómodo sobre el terreno de juego.

Con Jou bien tapado, Manchón y Toscano tuvieron que retrasar su posición varios metros para generar líneas de pase y que de esta forma el equipo pudiera avanzar. El retraso en la posición de los dos interiores facilitaba el trabajo al Extremadura, que tenía el bloque instalado en campo rival.

Otro de los apuntes importantes que parece será habitual en el cuadro de Tenorio será una intensa presión en la salida de balón rival. En fase defensiva, el Badajoz pasaba a un 4-4-2 con Manchón y Aníbal como hombres más adelantados, que se emparejaban con los centrales del Extremadura para provocar los envíos en largo.

Con todos los parámetros del juego tan medidos, las ocasiones se sucedieron a cuentagotas. En el minuto cinco de partido, Carrasco tuvo la primera acción peligrosa tras un disparo desde la frontal que acabó atrapando Moi Ortega.

Salvo la acción mencionada anteriormente y algún tiro aislado desde fuera del área que no supuso peligro para ninguno de los dos metas, la primera parte transcurrió sin sobresalto alguno.

El descanso sirvió para dar entrada a futbolistas de refresco en ambos equipos. El Badajoz pareció salir más activo de la caseta y prueba de ello fue un disparo de Toscano que detuvo Moi Ortega en el minuto 50 de juego.

El Extremadura replicó y en el 58 Narváez, que sustituyó a Olmedo en el descanso, tuvo que emplearse a fondo para detener un disparo desde fuera del área de Marco González, que iba ajustado a la cepa del poste con malas intenciones.

Pasada la hora de partido, el Badajoz dispuso de dos acciones con las que pudo haber ganado el partido. La primera, un error de Moi Ortega del que se aprovecha Aníbal para hacer gol, aunque el colegiado del choque interpretó que el delantero blanquinegro se ayudaba de la mano para llevarse el cuero.

La segunda acción estuvo en las botas de Castri. El extremo del Badajoz le robó el esférico a Álex Murillo en salida de balón y se plantó solo ante el guardameta del Extremadura, pero un último toque demasiado largo le privó de la ocasión.

Poco más iba a tener el partido. Llegados al minuto 90, el colegiado lo dio por concluido y mandó a ambos equipos al centro del campo para decidir el ganador del Trofeo de la Cordialidad desde el punto de penalti.

Los dos equipos anotaron sus cinco primeros penaltis, por lo que la tanda se fue a la muerte súbita. Llegados al octavo lanzamiento, Moi Ortega detuvo el disparo de Agus Izquierdo. Acto seguido, Javi Gil anotó su penalti en favor del Extremadura y el cuadro almendralejense se llevó la victoria.

El Badajoz volvió a quedarse sin anotar un gol a pesar de disponer de acciones para lograrlo. El equipo capta la idea de Tenorio, pero el técnico nazarí necesita una profundidad de plantilla mayor para poder llevarla a cabo con garantías. Urgen fichajes, especialmente en la zona ofensiva, en la que el Badajoz se encuentra sin ideas en muchos tramos de los partidos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.