En números rojos¡Léelo en 3 min!

0

Pequeño pero Gastón

El pasado domingo volvió a ser para olvidar. Badajoz y Santa Teresa cayeron goleados, aunque con sensaciones diferentes. A los blanquinegros no les salvó ni siquiera el juego en esta ocasión. Los más de mil pacenses que vieron el duelo ante el Extremadura en el Francisco de la Hera coinciden en que no estuvo bien planteado. Las chicas, en cambio, sí jugaron bien pero se llevaron otra derrota abultada ante un Levante que no hizo nada del otro mundo, y eso que la temporada anterior pasó por El Vivero como un auténtico ciclón. En estos días les perdonaremos o tendremos que hacernos a la idea de que la sombra del descenso va a estar presente hasta el mes de mayo. Se vienen, para los dos equipos, tres auténticas finales ante rivales directos.

Si tenemos que buscar una sensación que estuviese presente en las dos aficiones al término de cada encuentro, esa es la rabia. Rabia blanquinegra por haber recibido nada menos que cinco goles en un derbi y rabia rojiblanca por habérsele escapado nuevamente un partido en el que fueron superiores. Los dos tienen también en común las múltiples cosas que deben mejorar y el poco tiempo que tienen para hacerlo. La concentración en los entrenamientos de estos días va a ser clave.

El Badajoz que se vio en Almendralejo se define con una sola palabra: Kamikaze. Es de aplaudir que el equipo fuese a por la victoria y estuviese concentrado desde el primer minuto, algo que por cierto no pasó en el otro derbi que se jugó fuera de casa en Mérida, pero eso ante una plantilla millonaria como la del Extremadura al final acaba siendo matador. Es evidente que hay que buscar un término medio para encontrar la virtud. El domingo a las 17:00 en el Nuevo Vivero llega la final ante un Betis “B” que está un puesto y dos puntos por encima. Eso significa que, de ganar, se saldría del descenso y todo se olvidaría.

Por parte del Santa Teresa, más de lo mismo. Las de Antúnez siguen fallando en ambas áreas jornada tras jornada, y es lo que hace que continúen escapándose los puntos, lo que supone ya esta semana que el equipo caiga a descenso. Las pacenses están también a dos puntos y un puesto de la salvación. Para llegar a ella, tienen mañana un duelo de vital importancia en campo de un Zaragoza que está siendo el peor equipo de largo de la liga. Se completaría la semana perfecta si también se consiguieran los tres puntos el domingo en casa ante un Albacete que empezó muy bien la temporada pero debe ir bajando puestos con el paso de la semana. Todo esto es la teoría, ahora deben ser los referentes de nuestro fútbol los que den la cara sobre el verde.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here